PROYECTO HOTEL

El mayor desafío que asume un arquitecto con cada proyecto, es conectarse con el ambiente y la ciudad. En Mendoza con su paisaje, el sol, la montaña y sus arboledas.

La morfología desestructurada para el hotel, que se denominaría Michelangelo*, simplemente tuvo ese propósito.

*Refuncionalizado como Torre Emilia.